Artículo

Large 0001390409 230x230 jpg000

"Prometo que se van a divertir"

becario03 06/04/2014

Desde su primera comparecencia en Málaga, Abdullah Ghubn dejó claro que su discurso nunca transita por la indiferencia. Vehemente, reflexivo, directo, agresivo, jocoso, sarcástico, irreverente... Son muchos y diversos lo estados que ha atravesado ante los micrófonos. Ayer se descubrió de una manera más sosegada, analítica, sensata. Básicamente, poniéndole voz a las transformaciones que viene realizando el club para situarse en otro escalón económico y más ajustado a los parámetros financieros que sostiene UEFA. Con alguna pincelada socarrona de las suyas, pero en su versión más ligera. Quizá, porque como él mismo justificó de manera jocosa al ser preguntado por su más de un año de ausencia, se obliga a la templanza: "Había mucha gente atacando al club y no sé qué hubiera hecho, así que decidí apartarme de la situación. Si no, tal vez ahora estaría en la cárcel". Lo cierto es que, sin dar grandes detalles de cómo, invitó a un futuro optimista: "Les prometo que se van a divertir".

El dirigente no escondió que la venta de Isco obedeció a criterios de subsistencia económica: "Está relacionada con esa situación de equilibrio económico del club. Ha sido una decisión muy dura para nosotros, pero no teníamos muchas más opciones".

A la hora de analizar errores pasados y el drástico cambio de proyecto emprendido el pasado verano, el directivo habló de un esfuerzo por cambiar la dinámica de la entidad: "No se puede cambiar la filosofía en un día. El club no sólo puede estar relegado a nuestras decisiones. Hay una serie de normas en la Federación, y la UEFA. A veces no es fácil mantenerse dentro de esas normas. Cuando dije la última vez que no iba a pasar es porque gradualmente hemos ido cambiando esto. Ahora estamos bien, hay una filosofía diferente. Lo más importante es trabajar para el club y ser capaces de crear un futuro más fuerte y eso lo podemos hacer. Hay que olvidarse de lo que ha sido el Málaga, estamos en una buena posición y vamos a pelear por alcanzar posiciones altas. Cuando vendimos a Cazorla se decía que no íbamos a sobrevivir y alcanzamos los cuartos de la Champions. Pedimos paciencia y lo veremos en los próximos años. Estamos seguros y convencidos de lo que hacemos".

Salvo Mario Husillos, ningún dirigente había sido claro en la sala de prensa sobre la necesidad de ventas que tiene el club bajo su actual realidad. Abdullah Ghubn no echó balones fuera. "No somos un equipo de caridad, pero a veces hay situaciones fuera de tu control. Y tienes que tomar lo positivo, lo negativo y evaluarlo. Hay jugadores que hemos vendido mejor y otros peor. La pregunta es por qué lo vendimos. Y la respuesta es porque tenemos una estrategia, unas normas y tenemos que intentar mantener nuestra posición de acuerdo a unas reglas para hacer un gran equipo que intente conseguir los resultados de cualquier otro club. Nuestros ingresos comparados con nuestros gastos no nos permiten hacerlo todo en un año. Hemos tenido que rebajar los gastos hasta conseguir un buen balance. Pero eso no quiere decir que esa sea la identidad de nuestro club. Y ahora estamos bien", precisó.

El vicepresidente del Málaga aglutinó sus principales críticas a la hora de hablar de la sanción impuesta por la UEFA y luego corroborada por el TAS. Esquivó las cuestiones acerca de la autocrítica, se liberó para enjuiciar el comportamiento del máximo organismo continental. "Es muy extraño lo ocurrido con la UEFA. En la historia antigua de mi país, en las bodas disparaban al aire para celebrarlo. Y realmente dicen que cuando disparas al aire la bala hace daño. Teníamos a veces problemas porque alguien fallecía. Yo creo que la UEFA ha disparado a aire y la bala le ha caído al Málaga. Es el único club que ha elegido específicamente para utilizarlo como ejemplo porque no lo ha podido hacer con otros clubes", aclaró.

Con respecto a la figura concreta de Michel Platini, continuó con su línea crítica, en un tono de sensible enojo: "Me extraña que siga hablando de esto. Debería aplicarlo en su oficina. Porque creo que no tiene la información y los detalles de todos los clubes. Lo único que puedo decir es que hemos tenido una eliminación injusta e ilegal y él sólo ha querido mostrar sus músculos con el Málaga". Además, quiso "mandarle un mensaje" al respecto de lo ocurrido en el Signal Iduna Park. "¿Qué pasó con el árbitro en Dortmund? ¿Por qué no lo han sancionado? Aquella derrota también nos supuso un perjuicio económico y creo que necesitamos una explicación", reseñó.

Ya en frío, compartió una reflexión interesante acerca de la decisión de UEFA de dejarles sin competir un año en Europa. "Su sistema de UEFA tiene dos reportes de análisis, en junio y en septiembre, y ellos tienen que analizarte durante toda la temporada si lo haces bien o no. Platini hablaba de junio, sabiendo que en septiembre estábamos perfectos. Así que, si nos quieres sancionar, ¿por qué no en agosto? ¿por qué no esperaste hasta el final? Hay muchísimas razones. Si tú analizas en septiembre y compruebas que estoy bien, ¿por qué me quieres sancionar por algo hecho anteriormente? ¿Por qué incluso ellos siguen hablando de este asunto? Nosotros también lo haremos y veremos qué hay escrito en las leyes de la UEFA. Queremos tener una buena relación con ellos. Pero no nos gusta ser el club al que han puesto como ejemplo. Y si mi mensaje no es claro, vamos a mandarle a UEFA una explicación analizando y explicando por qué es injusto. Nosotros no tenemos que sentirnos culpables por la sanción", comentó.

De manera más que escueta, con una sonrisa pícara, confirmó el interés por adquirir el estadio en propiedad: "Nos encantaría comprar La Rosaleda". Algo más específico se mostró a la hora de hablar de la tensión generada entre el club y las instituciones en las últimas semanas. Además, su histórico tono agresivo en este apartado tornó a otro mucho más conciliador: "Estamos apostando por esa lealtad con Ayuntamiento y Junta, porque estoy convencido de que ellos quieren apoyarnos. Espero que se solucione todo lo antes posible, pero hay que esperar. Vamos en el sentido correcto".

Reflexionaba en voz alta el vicepresidente sobre lo que exponía como un agravio comparativo con la Premier League cuando quiso "mandar un mensaje" al presidente de la Liga de Fútbol Profesional. "Es muy profesional. Le muestro todo mi apoyo y espero que consiga el objetivo que está intentando lograr en el plazo que tiene previsto actuar en los próximos años. Pero si al final se intenta conseguir ese objetivo a través de la Liga y se consigue lo que se pretende, sin duda será la persona más importante en la historia de la Liga. Los clubes le tienen que dar su máximo apoyo porque en sus ideas está implementar un sistema perfecto para la Liga", manifestó Ghubn.

El dirigente jordano fue cuestionado acerca de si el actual modelo austero se parecería más al Málaga de Jesualdo Ferreira que al de Pellegrini. Ghubn aprovechó la pregunta para elogiar a Bernd Schuster: "Nuestro nuevo entrenador es un gran profesional. No nos gusta cambiar entrenadores, queremos una estabilidad dentro del sistema. Pellegrini decidió marcharse y el Málaga va a continuar con o sin él. El tema es que en aquel momento aún no habíamos desarrollado nuestra identidad. Ahora sí sabemos la capacidad que tenemos y sabemos lo que podemos hacer. Lo más importante es centrarnos en cómo podemos encajar a los nuevos jugadores en el equipo. Ese es nuestro objetivo".

Se le recordó a Ghubn su famosa tasación de "un trillón de euros" para la venta de la propiedad en su anterior comparencia. Entonces, recurrió al idioma español para soltar un categórico "nunca" ante la misma cuestión. "El club no se vende. Ahora nos vamos a divertir mucho más porque hemos invertido 150 millones de euros y este club tiene un importante valor sentimental para nosotros. Incluso aunque muchas personas intenten hacernos daño. Creo que la prensa está haciendo daño a la Liga. Siempre tiene que haber una libertad, pero a veces esa libertad afecta a los objetivos que pueda tener ese país. En el caso del Málaga, hemos visto a otros clubes que han hecho peores cosas y nadie nunca ha hablado de esos casos, sólo del Málaga. Ahora tenemos una muy buena protección. Vamos a pelear contra esto. Incluso aunque tengamos que contratar detectives privados", advirtió.

En muchos momentos de su alocución, las palabras de Abdullah Ghubn destilaron la conciencia de haber aprendido de algunos errores cometidos en el pasado. Al menos, así parece en la teoría tras oírle. "El futuro va a ser muy importante, en el ámbito económico y deportivo. Hemos hecho una gran inversión en el club, no sólo financiera, también a nivel de estructura y de gestión profesional del área deportiva. Tenemos muy buenos equipos jóvenes e intentaremos alcanzar buenas posiciones en la Liga y intentaremos mantenerlas en el futuro, pero de una manera diferente. Hay muchos aspectos que tienen que ver con las normas y leyes y nos tenemos que adaptar a ellas. Podemos prometer que vamos a seguir trabajando por ser un gran club. No es un plan de una temporada, sino un plan a largo plazo", especificó.

Al respecto de las salidas de Isco, Joaquín o Toulalan, el dirigente blanquiazul intentó transmitir calma al aficionado. "He dicho que el futuro va a ser igual o mejor, pero no me refiero a una temporada, aunque tampoco quiero decir con eso que no será buena la próxima temporada. Estamos afrontando una serie de retos, pero lo que no podemos hacer es llorar y resignarnos. Tenemos que trabajar para hacer un club mucho más fuerte, con una buena estrategia, para intentar alcanzar esos objetivos. Estoy seguro de que lo vamos a conseguir", indicó Ghubn, quien señaló que a "finales de mes" tendrían una conciencia más real de la actual deuda que tiene el club.

sur: malagahoy